Risotto para épocas de crisis (queso y setas)

Bueno, después de casi un año vuelvo al blog!! A ver si esta vez soy capaz de seguir sin parones…

Hoy os traigo una receta que cumple las 3 “B”s: buena, bonita y barata, ya que básicamente podéis tirar de lo que tengáis por la nevera y os quedará igual de rico. Se trata de un risotto de quesos y setas. Yumm!!

Imagen

INGREDIENTES (para unas 4 personas):

Arroz – 500 gr

Nata líquida para cocinar – un brick pequeño

Quesos varios (queso crema, quesitos, rallado mezcla, dados, queso azul)

Mantequilla – 3 cucharadas

Cebolla – con una mediana nos bastaría

Setas – champiñones o de los que vienen variados congelados

Caldo de verduras – más o menos 1 litro

PREPARACIÓN:

Picamos la cebolla en dados pequeños y reservamos. Si tenemos setas y/o champiñones frescos, picamos un puñado y reservamos para más adelante.

En una sartén grande, echamos 2 cucharadas de mantequilla y la dejamos derretir a fuego medio. Cuando la tengamos derretida, echamos la cebolla picadita y la pochamos, hasta que se vuelve transparente, y después le echamos el brick de nata. Dejamos cocinar la mezcla, para que la nata coja sabor de la cebolla.

2014-02-09_15-26-30_HDR

2014-02-09_15-31-12_HDR

Ahora es el momento de echar los champiñones picaditos. Les darán un sabor genial al arroz.

Aparte, en una olla pequeña ponemos a calentar el caldo de verduras que necesitaremos para ir echando cuando lo necesitemos.

Echamos el arroz a la mezcla de cebolla – nata – champiñones /setas y removemos bien. Dejamos un par de minutos, removiendo de vez en cuando, y le echamos un cazo del caldo de verduras. Le vamos a ir echando poco a poco cada vez que veamos que se va quedando sin líquido.

2014-02-09_15-35-37_HDR

 

2014-02-09_15-47-40_HDR

 

Dejamos cocer a fuego lento, hasta que el arroz adquiere el punto deseado. Mientras tanto, en una sartén aparte, ponemos el resto de las setas y champiñones que hayamos reservado antes, con la cucharada de mantequilla restante a que se vayan dorando.

2014-02-09_15-55-41_HDR

Cuando estén cocinadas, apartamos la sartén del fuego. Las setas saltadas las pondremos encima del risotto.

2014-02-09_15-42-28_HDR

 

A estas alturas, nuestro arroz ya está casi en su punto, así que ha llegado el momento de echarle los quesos que hemos recolectado antes de la nevera, los que tengamos, y removemos hasta que se hayan integrado con el arroz, con cuidado de que no se queme o se quede pegado el arroz.

Vamos probando hasta que el arroz esté en el punto deseado. Siempre echando más caldo si vemos que hace falta.

Cuando esté al dente (o como os guste) emplatamos, poniendo encima del risotto las setas que hemos salteado previamente, y decorando con queso grana y/o albahaca.

Ajonesa (mayonesa con ajo) casera rica, rica… Y con fundamento, como diría Arguiñano.

Imagen

Ingredientes:

1 huevo,

Aceite de girasol (muy importante que sea de girasol, y no de oliva)

Un par de cucharadas de vinagre blanco (sea de manzana o de vino blanco)

Media cucharadita de zumo de limón (el de botella tb nos sirve, no hace falta que sea recién exprimido)

Sal y pimienta al gusto

Ajo y perejil, frescos o de bote, si queremos darle un toque especial.

Necesitaremos de una batidora para hacerla y solamente tardaremos un par de minutos.

Preparación:

En un vaso alto de batidora, echamos el huevo, yema y clara, y le echamos unos 100 ml de aceite y una pizca de sal. Y nada más de momento.

Metemos la batidora hasta el fondo del vaso, y la ponemos a media potencia unos 30 segundos más o menos, sin subirla. Cuando ya empiece a cuajar la mezcla, podemos subir  poco a poco y echarle más aceite, según la consistencia que queramos darle, a más aceite, más densa. Cuando hayamos adquirido la consistencia deseada, echamos el vinagre, primero un poco, media cucharadita, y el limón. Probamos a ver si está bien de ácida para el uso que le vamos a dar. Tened en cuenta que el limón hará que nos dure más tiempo, y el vinagre la dará más acidez. En este momento le podemos echar ajo y perejil, o curry, pimienta…

A mi me gusta con una cabeza de ajo fresco, troceada, y perejil freso. Así nos queda una especie de ali-oli que queda genial como salsa para patatas al horno (ya os daré la receta más adelante…)