Tartar de salmón

tartar de salmón

 

Bien, pues como he prometido, hoy os dejo la receta de este increíble tartar, que mi marido me pide que le prepare cada vez que puede. Lo podéis servir tanto como un entrante o tapa, o bien como plato principal. La cantidad de ingredientes es para una ración de plato único.

Ingredientes para 8 personas:

– 200 gr de salmón ahumado

– 500 gr de filetes de salmón (preferiblemente congelado y sin espinas)

– 1 aguacate y medio grandecitos, o 2 medianos (maduros, pero duritos)

– 1 escalonia grandecita (o una y media si son pequeñas)

– 75 gr de pepinillos agridulces

– 45 gr de alcaparras

– 1 cucharada de perejil picado

Para el aliño:

– 9 cucharadas de aceite de oliva

– 2 cucharadas de salsa Perrins

– 1/2 cucharadita de tabasco (si os gusta el picante podéis echar una entera)

– 1 cucharadita de mostaza a la antigua (Dijón) bien cargada

– 2 cucharadas de zumo de limón recién exprimido

– sal y pimienta recién molida.

 

Empezamos cortando el salmón ahumado en daditos lo más pequeños posibles. Después, pasamos al salmón crudo. Yo prefiero comprar los filetes congelados del Lidl, tienen buen precio y calidad. Si lo compráis en una pescadería, deberéis quitarle todas las espinas y posteriormente congelarlo al menos 24 horas antes de cortarlo para nuestro tartar. De esta manera nos aseguramos de atragantarnos con ningún huesecillo, al igual que de contaminar nuestra comida con nada que pudiera llevar el pescado crudo. Recordemos que como en todo pescado crudo existe el riesgo de anisaskis, el cual eliminamos al congelar el pescado.

Siguiendo con la receta, yo prefiero cortar los filetes cuando están aun congelados, para así poder filetearlos mejor, y después cortarlos en daditos. Al descongelarlo completamente, el cuchillo puede bailar sobre la carne.

El resto de ingredientes los picaremos lo más fino posible. Mezclamos todo y reservamos en la nevera.

Para el aliño, lo que yo hago es meter todos los ingredientes en un tupper hermético, y agitarlo enérgicamente unos 10-15 segundos para que se mezclen homogéneamente. NO lo hagáis con una batidora, porque es posible que acabéis con una salsa espesa.

Acabamos añadiendo la salsa a la mezcla que hemos guardado previamente en la nevera.

 

Si queréis impresionar, usad un molde redondo para obtener raciones iguales, y decorad con anchoas o caviar. En la foto, además, he añadido una cucharada de mousse de salmón.

 

¡Hasta aquí nuestra receta de salmón de hoy!

Risotto para épocas de crisis (queso y setas)

Bueno, después de casi un año vuelvo al blog!! A ver si esta vez soy capaz de seguir sin parones…

Hoy os traigo una receta que cumple las 3 “B”s: buena, bonita y barata, ya que básicamente podéis tirar de lo que tengáis por la nevera y os quedará igual de rico. Se trata de un risotto de quesos y setas. Yumm!!

Imagen

INGREDIENTES (para unas 4 personas):

Arroz – 500 gr

Nata líquida para cocinar – un brick pequeño

Quesos varios (queso crema, quesitos, rallado mezcla, dados, queso azul)

Mantequilla – 3 cucharadas

Cebolla – con una mediana nos bastaría

Setas – champiñones o de los que vienen variados congelados

Caldo de verduras – más o menos 1 litro

PREPARACIÓN:

Picamos la cebolla en dados pequeños y reservamos. Si tenemos setas y/o champiñones frescos, picamos un puñado y reservamos para más adelante.

En una sartén grande, echamos 2 cucharadas de mantequilla y la dejamos derretir a fuego medio. Cuando la tengamos derretida, echamos la cebolla picadita y la pochamos, hasta que se vuelve transparente, y después le echamos el brick de nata. Dejamos cocinar la mezcla, para que la nata coja sabor de la cebolla.

2014-02-09_15-26-30_HDR

2014-02-09_15-31-12_HDR

Ahora es el momento de echar los champiñones picaditos. Les darán un sabor genial al arroz.

Aparte, en una olla pequeña ponemos a calentar el caldo de verduras que necesitaremos para ir echando cuando lo necesitemos.

Echamos el arroz a la mezcla de cebolla – nata – champiñones /setas y removemos bien. Dejamos un par de minutos, removiendo de vez en cuando, y le echamos un cazo del caldo de verduras. Le vamos a ir echando poco a poco cada vez que veamos que se va quedando sin líquido.

2014-02-09_15-35-37_HDR

 

2014-02-09_15-47-40_HDR

 

Dejamos cocer a fuego lento, hasta que el arroz adquiere el punto deseado. Mientras tanto, en una sartén aparte, ponemos el resto de las setas y champiñones que hayamos reservado antes, con la cucharada de mantequilla restante a que se vayan dorando.

2014-02-09_15-55-41_HDR

Cuando estén cocinadas, apartamos la sartén del fuego. Las setas saltadas las pondremos encima del risotto.

2014-02-09_15-42-28_HDR

 

A estas alturas, nuestro arroz ya está casi en su punto, así que ha llegado el momento de echarle los quesos que hemos recolectado antes de la nevera, los que tengamos, y removemos hasta que se hayan integrado con el arroz, con cuidado de que no se queme o se quede pegado el arroz.

Vamos probando hasta que el arroz esté en el punto deseado. Siempre echando más caldo si vemos que hace falta.

Cuando esté al dente (o como os guste) emplatamos, poniendo encima del risotto las setas que hemos salteado previamente, y decorando con queso grana y/o albahaca.